Una noche de insomnio


 Dolmen “pedra Gentil” de Vallgorguina

He pasado un mes en Vallgorguina, pueblo de brujas y dólmenes siniestros; localidad que tiene el sobrenombre de “La Siberia” por el frio que hace a pesar de estar a 15km del mar mediterraneo.

Lo bueno: allí se duerme bien en verano, incluso con alguna mantita algunos días. Se agradece y es uno de los motivos para marchar del bochorno de Barcelona. A parte, aburrimiento de tanto verde! Hemos conseguido distraernos jugando y jugando.

Una de esas noches que nos acostamos despues de várias partidas, me vino el insomnio. Tras escuchar la pesada radio nocturna de agosto, revolotear por el colchon y hasta contar ovejas y hombres lobo, me puse sin querer a pensar en un nuevo juevo. A la mañana siguiente hice un cutre prototipo y lo jugamos en familia.

Resultado: El Castillo de Kokorin, un juego divertido, familiar-infantil, para hasta 10 jugadores, de duración infima (10 minutos), donde todos los jugadores van a ciegas (con los ojos vendados) menos uno, y cuyo objetivo es encontrar tu propia habitación a través de pistas que iras preguntando o escuchando.

Estoy con el prototipo serio y con inclusión de variantes para adultos o jugones dispuestos a no ser devorados por los cocodrilos, el drácula o los zombis, que también los hay.

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s